La poda apical es un antiguo sistema muy utilizado tanto en interior como en exterior, que consiste en el corte de la parte superior de la planta. De esta manera conseguimos parar el crecimiento de la planta, forzándola a producir más brazos. A cada corte que le realicemos le crecerán 2 brazos en forma de Y, que reconocerá a ambos como copas centrales de la planta. Aunque rechacemos la copa central, no estamos perdiendo nada de peso, todo lo contrario, lo que hacemos es fomentar el crecimiento arbustivo de la planta.

Si queremos hacer la poda apical deberemos esperar por lo menos a que desarrolle 3 nudos, a partir de ese momento resistirá todas las podas que queramos o podamos hacerle. Deberemos cortar a ras por encima del 3er nudo, dejando 3 pares de ramas. Justo encima de los últimos 2 brazos, nos crecerán 2 más abiertos, dándole a la planta forma de Y.
Realizar este tipo de corte en tus plantas va a fomentar el crecimiento arbustivo de tus plantas.

¿Te sirvio esta información?, te invitamos a dejar tus comentarios.

Gracias, Gise de Huertín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *