Nuevo!
Pimientos- Sobre de semillas CAT B

Pimientos- Sobre de semillas CAT B

$420,00

Envío Gratis en órdenes mayores a $7000

  • Acceso Exclusivo a Club Huertín
  • Productos Hechos 100% en Argentina 🇦🇷
Pago Seguro Garantizado

Los pimientos son originarios de América Central y el norte de América del Sur. Contienen betacarotenos y gran cantidad de vitamina C; contribuyen a la prevención de infecciones, regulan el colesterol, y tienen muy pequeño aporte calórico, entre otras propiedades.
Además, ¡cultivarlos es muy sencillo! No necesitan muchos cuidados y puedes obtener de la planta muchos frutos. Aprende en esta nota cómo hacerlo e incorpora este vegetal fresco en todas tus preparaciones.

Cultivo: Cultiva tus pimientos a finales de invierno o principios de verano. Si quieres cultivarlos desde semillas, puedes obtenerlas del interior mismo de un pimiento. Déjalas secar al sol durante algunos días, y estarán listas para plantarse. Colócalas luego en un semillero cubiertas de tierra rica en materia orgánica y con una profundidad mínima. Verás que las semillas germinan fácilmente y pronto deberás transplantarlas a otro contenedor más grande, de aproximadamente 30 centímetros.

Sol: Los pimientos prefieren zonas soleadas, por eso deberás escoger un sitio donde obtengan un mínimo de seis horas diarias de sol.

Tutores: Cuando las plantas alcancen los 20 centímetros de altura, coloca cañas a modo de soporte guía para atar los tallos con frutos a ellas, y así ayudar a la planta a cargar su peso.

Riego: Los pimientos necesitan una humedad cercana al 70%. Un truco que puedes implementar es acolchar la tierra con paja o piedras la tierra, para retener la humedad y mantener el calor.

Temperatura: La planta deberá mantenerse a una temperatura entre 20º y 25º C, por lo tanto en días de fríos puedes mantenerla en el interior para evitar que las bajas temperaturas la dañen.

Cosecha: Por lo general, los frutos se recogen de 12 a 14 semanas después de transplantar; a final del verano y comienzos del otoño. Puedes recolectar tus pimientos cuando estén aun verdes o bien esperar a que tomen un tono colorado, amarillo o naranja. Para hacerlo, utiliza un cuchillo y realiza un corte limpio para evitar daños en los tallos, dejando alrededor de 2 ó 3 centímetros de tallo.

Plantación: Cultiva tus pimientos a finales de invierno o principios de verano. Si quieres cultivarlos desde semillas, puedes obtenerlas del interior mismo de un pimiento. Déjalas secar al sol durante algunos días, y estarán listas para plantarse. Colócalas luego en un semillero cubiertas de tierra rica en materia orgánica y con una profundidad mínima. Verás que las semillas germinan fácilmente y pronto deberás transplantarlas a otro contenedor más grande, de aproximadamente 30 centímetros.

  • Raíces: Las raíces del pimiento son profundas y dependen del tipo de suelo donde vayas a cultivar.
  • Tallo: El tallo crece erecto con ramificaciones a lo largo del mismo, hasta completar el ciclo de crecimiento.
  • Hojas: Las hojas del pimiento son de color verde intenso y muy brillantes. Los nervios del envés de la hoja son muy pronunciados y ramificados.
  • Flor: Las flores son solitarias y florecen una por nudo del tallo. Son flores de pequeño tamaño y se autopolinizan.
  • Fruto: El pimiento es una baya hueca por dentro que puede darse en 6 colores diferentes: rojo, naranja, amarillo, verde, blanco y morado.

 

Luz: Los pimientos prefieren zonas soleadas, por eso deberás escoger un sitio donde obtengan un mínimo de seis horas diarias de sol.

Suelo: Necesitan un sustrato rico en materia orgánica, con un buen drenaje.

Guías: Cuando las plantas alcancen los 20 centímetros de altura, coloca cañas a modo de soporte guía para atar los tallos con frutos a ellas, y así ayudar a la planta a cargar su peso.

Agua: Los pimientos necesitan una humedad cercana al 70%. Un truco que puedes implementar es acolchar la tierra con paja o piedras la tierra, para retener la humedad y mantener el calor.

Temperatura: La planta deberá mantenerse a una temperatura entre 20º y 25º C, por lo tanto en días de fríos puedes mantenerla en el interior para evitar que las bajas temperaturas la dañen.

Cosecha: Por lo general, los frutos se recogen de 12 a 14 semanas después de trasplantar; a final del verano y comienzos del otoño. Puedes recolectar tus pimientos cuando estén aun verdes o bien esperar a que tomen un tono colorado, amarillo o naranja. Para hacerlo, utiliza un cuchillo y realiza un corte limpio para evitar daños en los tallos, dejando alrededor de 2 ó 3 centímetros de tallo.

Cuidados esenciales para el pimiento:

  • Aporcado. Este cuidado consiste en cubrir de tierra o arena parte del tallo principal del pimiento para favorecer el buen desarrollo de las raíces.
  • Tutorado. El tutorado es imprescindible para conservar la planta erguida. Busca el tutor adecuado para mantener la planta del pimiento erecta y aumentar de esta forma, la ventilación de la hortaliza.

Otros consejos: Como el pimiento es una planta de auto-polinización, si observas que la planta tiene flores, pero aun no obtienes frutos, sacudí la planta un poco de manera suave.
Si los tallos toman un color oscuro es un indicio de maduración y no de plagas o enfermedades.

 

Podes ver todo el listado de semillas disponibles haciendo click en este enlace:  SEMILLAS DISPONIBLES. 

Productos aptos para el cultivo:

 

 

Información adicional

Dimensiones 19 × 5 × 0.1 cm